LA ESCUELA

IMG324a262e093621623b1365c379628d2c.png
Nuestra historia

En la creación del Gremio de Pastelería de Bizkaia se mezclan: leyenda, mitología e historia. Sus inicios se remontan a la mitad de la Edad Media, una fecha muy importante lo constituyó la fundación de la villa de Bilbao en 1300, históricamente siempre ha estado físicamente vinculado al Casco Viejo bilbaíno. Un gremio antaño celoso, guardián de sus secretos y formulas. Características de sus miembros eran su espíritu inquieto y aventurero, que les hacia tener permanentes contactos con mercaderes y marinos para recabar datos sobre nuevos productos.

Más cercano en el tiempo, en el siglo XX, se mantiene una vez terminada la Guerra civil de manera clandestina reuniéndose en el primer piso del Café Boulevard de Bilbao. En plena transición a la democracia recupera su protagonismo público, y se constituye tal como lo conocemos en la actualidad.

En 1979 se constituye la Escuela Profesional de Pastelería de Bizkaia. Sus objetivos son: formación y reciclaje de profesionales, y depositaria de los sistemas de trabajo y formulas tradicionales.

La salvaguarda de la tradición no esta reñida con una apuesta decidida por la modernización de los procesos productivos, maquinaria, mejoras de: las condiciones higiénico-sanitarias y la gestión. Esta preocupación y la plasmación de dicha apuesta se concreta en los dos grupos de empresas que se han certificado los sistema de calidad ISO 9001-2000 y EFQM.

Un consumidor exigente y entendido, que valora la pastelería artesana, conlleva la mejora del sistema productivo de un producto de consumo y fabricación diaria, de alta calidad.

Bizkaia tiene especialidades propias como son: Carolina, Tarta Capuchina, el turrón Sokonusko, Tarta Begoña, etc, y comparte otras con sus compañeros del País Vasco: pastel de arroz, bollo de mantequilla, pastel vasco, etc.

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar